Facebook Twitter

Leer La plaza del Diamante en hindi

por Sameer Rawal
Cuando un lector hindi se encuentra con una novela como La plaza del Diamante, uno no puede dejar de pensar en la universalidad de la literatura. Aunque el lector sepa que el lugar donde se desarrolla la acción es un país extranjero, que casi no conoce la cultura y los valores de este lugar, que la lengua original es completamente diferente y que su situación histórica, lingüística o social, es diametralmente opuesta a la de la novela, el lector no puede dejar de maravillarse de que la novela se pueda entender de una manera tan clara. En este caso, entender implica sumergirse en la novela, no sólo a un nivel superficial, donde la traducción al hindi es un factor importante, sino a un nivel más profundo, como si quisiésemos ir al origen de la novela, a su esencia, para saber que quería contarnos el autor. Establecer un contacto real entre el espíritu de la novela y el del lector.

En otras palabras, no parece que el lugar donde ocurren los hechos nos sea desconocido y a miles de kilómetros de distancia, donde la gente habla una lengua completamente diferente. Podría haber pasado en el mundo de habla hindi. Podría haberle pasado a la mujer de la esquina de enfrente, podría haber habido una guerra civil aquí, o una familia pobre cuyo marido muriese. Los personajes son creíbles en la India, aunque vivan en otro lugar. Lo que piensan, dicen o hacen se entiende a la perfección. Algunas de estas acciones quizás no estén permitidas ni aceptadas en la India, incluso no serían admiradas ni social, ni intelectual ni moralmente, pero siempre hay excepciones que habrán de ser permitidas, porqué tampoco se necesita el permiso de nadie para llevarlas a cabo. Parece que si uno lo piensa detenidamente, haría exactamente lo mismo en un lugar y tiempo diferentes.

Se pueden sacar algunas conclusiones sobre la obra. Se trata de una literatura de gran calidad, bien versada en las complejidades de la naturaleza y mente humanas, y capaz de crear una comunicación entre la esencia de la novela y la del lector. La obra se puede leer y entender en otros idiomas y en otras culturas, gracias a la universalidad del paisaje interior de los seres humanos. Desmitifica la imposibilidad de un entendimiento mutuo entre gentes y culturas diferentes. Por medio de las referencias, crea un contacto directo entre los lectores de la obra traducida y la cultura a la cual la obra original pertenece. Un placer.

La novela también da pie a la aceptación de lo “extranjero”, de la “diferencia”, y se debe subrayar que la “distinción” no debe entenderse de ninguna manera como una división confusa, ni pretende serlo. Entender algo es, en cierto modo, asimilarlo con todas las diferencias que nos presenta, y no intentar hacerlo nuestro. Hira Chock (La plaza del Diamante) en hindi también alcanza estos objetivos.

Traducido por Maria Torres Bauzá
Bibliografía
Buscador de autores
A-B-C-D - E-F-G - H - I
J - K - L - M - N - O - P - Q - R
S-T-U-V-W-X-Y-Z
Traducciones de la literatura catalana
Pueden consultar más páginas sobre la literatura catalana en traducción en:
Con el soporte de: