Facebook Twitter
Portada > Traducciones de la literatura catalana > > «Y pues he hablado ya en general...»

Crònica

«Y pues he hablado ya en general...»

Y pues he hablado ya en general de qué modo fueron todos servidos, quiero ahora contaros en especial como lo fué el señor rey, á quien vuelvo á referirme. Es el caso, que aquel dia bendito de Pascua, quiso ser mayordomo el señor infante En Pedro, de manera que él dispuso todo lo que ya habeis oido; sirviendo él en persona y el señor infante En R. Berenguer agua manos al mencionado señor rey; y disponiéndose además que dicho señor infante En R. Berenguer sirviese la copa al señor rey, y que, junto con él, doce nobles le sirviesen á la mesa. Primeramente compareció el señor infante En Pedro con dos nobles, que se daban la mano, y él en medio, cantando una danza nueva que él habia compuesto, á la que contestaban todos los demás que traian los platos con las viandas; y llegando á la mesa, tomó la sopa, y hecha una reverencia, la colocó delante del señor rey, lo que hizo igualmente con el trinchante. Servida la primera vianda al señor rey, y concluida la danza, entonces el infante se quitó el manto y la cota de seda de oro con penos veros y muchas perlas, que llevaba, y los dió á un juglar, vistiéndose en seguida otros ricos trajes que le tenian ya prevenidos. Lo mismo hizo á cada una de las viandas que se fueron sirviendo, pues á cada plato que traia recitaba una nueva danza, que tambien habia compuesto, y regalaba el traje que vestia, siendo de advertir que los habia muy notables, y que por diez veces se sirvieron viandas. No bien el señor infante En Pedro dejaba un plato ó vianda delante del señor rey, y hecha reverencia, los nobles, caballeros y demás servidores colocaban otras por las demás mesas, y era esto con tanta abundancia, que nadie lo podria imajinar.

Después que el señor rey y todos los demás hubieron comido en el palacio real, se dispuso un sitio muy rico y suntuoso para el señor rey y los arzobispos, siguiendo estos el mismo órden que guardaron al acompañarle á la mesa. Puesta la corona en la cabeza, lo propio que iba el señor rey cuando estaba sentado á la mesa, con el pomo en la mano derecha, y el cetro en la izquierda, levantóse de la mesa, y pasó á ocupar el referido sitio, en el palacio real, y entorno de él, á sus pies, sentáronse los nobles, los caballeros y nosotros, los ciudadanos. Sentados que estuvimos todos, En Romaset, juglar, cantó en altas voces, y en presencia del señor rey, un sirventesio nuevo que habia compuesto, en obsequio de este, el señor infante En Pedro, y era el tema del tal sirventesio esplicarle lo que significaba la corona, el pomo y el cetro, y por el significado de cada una de estas cosas, lo que debia hacer. Os lo diré en suma para que lo sepais, y si mas claro lo quereis saber, recurrid al mencionado sirventesio, y allí lo encontraréis como deseais.

El significado de la corona es el siguiente: que la corona, que es enteramente redonda, y lo redondo no tiene principio ni fin, significa nuestro Señor Dios verdadero, el cual no tiene tampoco principio ni fin.

Traducido por Antoni de Bofarull
, «Y pues he hablado ya en general...». MUNTANER, Ramon. Crónica catalana de Ramon Muntaner. [Edició bilingüe]. Edició i traducció a cura d’Antoni de Bofarull. Barcelona: Jaime Jepús, 1860, ps. 577-578.
Bibliografía
Buscador de autores
A-B-C-D - E-F-G - H - I
J - K - L - M - N - O - P - Q - R
S-T-U-V-W-X-Y-Z
Traducciones de la literatura catalana
Pueden consultar más páginas sobre la literatura catalana en traducción en:
Con el soporte de: