Carícies

Sergi Belbel
Caricias
ESCENA 1

Sala de esta de un piso céntrico. Sillones. Hombre Joven y Mujer Joven.

HOMBRE JOVEN. Qué raro.
MUJER JOVEN. Qué.
HOMBRE JOVEN. Todo esto.
MUJER JOVEN. A qué te refieres.
HOMBRE JOVEN. No sé si te has dado cuenta.
MUJER JOVEN. No. De qué.
HOMBRE JOVEN. Tengo la sensación…
MUJER JOVEN. Di.
HOMBRE JOVEN. La extraña sensación…
MUJER JOVEN. Qué te pasa.
HOMBRE JOVEN. Es como si…
MUJER JOVEN. Como si qué…
HOMBRE JOVEN. Como si ya no…
MUJER JOVEN. No qué.
HOMBRE JOVEN. Como si ya no tuviéramos…

Pausa.

MUJER JOVEN. Qué.
HOMBRE JOVEN. Nada que decirnos.

Pausa.

MUJER JOVEN. Sí.
HOMBRE JOVEN. Sí, qué.
MUJER JOVEN. Sí que tenemos algo que decirnos
HOMBRE JOVEN. Ah, ¿sí?
MUJER JOVEN. Sí.
HOMBRE JOVEN. Qué.

Pausa.

HOMBRE JOVEN. Di, qué.
MUJER JOVEN. Pues no sé, ahora no caigo.
HOMBRE JOVEN. ¿Lo ves? ¿Te das cuenta?
MUJER JOVEN. No. No lo veo. No me doy cuenta.
HOMBRE JOVEN. No quieres darte cuenta.
MUJER JOVEN. Pero ¿de qué? Vamos a ver: ¿de qué?, dime, ¿de qué coño tengo que darme cuenta, si puede saberse?
HOMBRE JOVEN. ¿Quieres que te lo repita?
MUJER JOVEN. No, por favor. si tienes que decir lo que ya has dicho antes, más vale que te calles.
HOMBRE JOVEN. Bueno, entonces, si más vale que me calle, me callo.

Pausa.

MUJER JOVEN. Tenemos mucho que decirnos, todavía, lo sabes perfectamente. Sé que hay cosas que piensas y te callas porque no quieres decirlas, o no quieres decírmelas, sí decírmelas a mí, por algún problema tuyo que ignoro, que hasta tú mismo ignoras, y eso me ofende, ¿sabes?, me ofende, me angustia, me duele, y me duele verte así, verme así, vernos así, llenando con vanas palabras todos estos vanos momentos de silencio, y luego los insultos, tus insultos, porque es una injuria lo que acabas de decirme, me insultas, me injurias al decir que ya no tienes nada que decirme.
HOMBRE JOVEN. Perdón. Un momento.
MUJER JOVEN. ¡¿Por qué me interrumpes?! ¡¡Siempre me interrumpes cuando comienzo a… construir un… un discurso mínimamente coherente que sobrepase los… los monosílabos que tanto caracterizan nuestras charlas cotidianas!! ¡Te pareces ya a mi madre; y si me fui de su casa no fue precisamente para irme a vivir con otro como ella o peor todavía! ¡¡No hay perdón ni momento que valga!! ¡¡Estaba hablando yo y seré yo quien siga hablando!! ¡A ver si empiezan a cambiar ya las cosas en esta casa de mierda, al menos en ésta!

Él la abofetea violentamente.

HOMBRE JOVEN. Cuando una persona pide perdón, se le perdona, se calla y se le escucha, ¿me entiendes? Y yo acabo de pedirte perdón sólo para hacer un breve inciso en tu… estupendo discurso tan explícito y coherente y voy a hacerlo, ¿me oyes?, ¡voy a hacerlo, voy a hacerlo, voy a hacerlo!

Él vuelve a abofetearla, aún más violentamente.

HOMBRE JOVEN. No he dicho que yo ya no tenga nada que decirte, ¿me oyes?

Vuelve a abofetearla, salvajemente.

HOMBRE JOVEN. He dicho que ya no tenemos nada que decirnos. No yo. No tú. He dicho: nosotros.

Silencio.

Traducido por Sergi Belbel
Sergi Belbel, Caricias. Traducció de Sergi Belbel. Madrid: Centro de Documentación Teatral, 1991, p. 3-5.
Fragmentos
En la Toscana
Català | Deutsch | English | Français | Italiano
Caricias
Català | Deutsch | English | Français | Polski | Portugês
Después de la lluvia
Català | Deutsch | Italiano
Forasteros
Català | Deutsch | English | Română
La sangre
Català | Deutsch | Elinikà | English | Italiano
Bibliografía
Otros
Buscador de autores
A-B-C-D - E-F-G - H - I
J - K - L - M - N - O - P - Q - R
S-T-U-V-W-X-Y-Z
Traducciones de la literatura catalana
Pueden consultar más páginas sobre la literatura catalana en traducción en:
Con el soporte de: