Facebook Twitter
Portada > Traducciones de la literatura catalana > Joanot Martorell > Tirant lo Blanc (1405/10-1465)

Tirant lo Blanc (1405/10-1465)

por Xavier Bonillo Hoyos
Poco tiempo antes de la última reconciliación entre el rey Juan II de Aragón (1458-1479) y su hijo Carlos de Viana (†1463), el 2 de enero de 1460 Joanot Martorell, caballero al servicio de Carlos desde 1458, acabó el Tirant lo Blanc, voluminosa y extensa novela que había comenzado a escribir unos diez años antes en un contexto de plena revitalización del discurso caballeresco. Cuatro años más tarde, en pleno conflicto civil y coincidiendo con la llegada a Cataluña del pretendiente al trono por la Generalitat Pedro de Portugal, a cuyo hijo Martorell dedicó su obra, éste empeñó el manuscrito de la novela a Martín Juan de Galba por 100 reales de plata. Más tarde, el año 1465 su hermano Galcerán reclamaba el manuscrito a Galba al morir Joanot en Valencia.

Tradicionalmente la novela se ha dividido en quatro partes según la temática. En la primera se narran las aventuras de Tirant en Inglaterra (caps. 1-97). A manera de prólogo, un viejo caballero inglés retirado en una ermita, llamado Guillermo de Varoic, da lecciones de caballería al joven Tirant, que se dirige a un torneo que forma parte de los festejos por la unión matrimonial del rey de Inglaterra. Tirant es proclamado el mejor caballero del torneo y es admitido en la orden de la Garrotera. En la segunda se describen las aventuras de Tirant en el Mediterráneo (en Sicilia y en Rodas) (caps. 98-114). Cuando Tirant y sus caballeros llegan a Nantes, tienen noticia que los egipcios y los genoveses quiren conquistar Rodas. Tirant, junto al heredero del trono de Francia Felipe, llega a Sicilia. A continuació libra Rodas, peregrina a Jerusalén y se instala en Alejandría. En la tercera se explican las aventuras de Tirant en Grecia (caps. 115-296). Habiendo vuelto a Sicilia, llega una carta del emperador de Constantinopla pidiendo ayuda. Tirant acude, es nombrado capitán de los ejércitos griegos y se enamora locamente de la princesa Carmesina, hija del emperador. Tras vencer a los enemigos del imperio, Tirant es herido por el traidor Duque de Macedonia. Se pactan tres meses de tregua con los turcos, en los que Tirant se acerca a Carmesina y se dan otras relaciones amorosas en la corte imperial. Después de un malentendido, Tirant se embarca en secreto, pero una fuerte tormenta le hace naufragar ante las costas del Norte de África. Y, finalmente, en la cuarta se describen las aventuras de Tirant en el Norte de África y la vuelta a Constantinopla, con la que se concluye la narración. Tirant es acogido por un noble llamado Cabdillo, que le obliga a luchar contra el rey de Etiopía, su enemigo. Tras la victoria, Tirant consigue pactar el matrimonio entre la hija de Cabdillo y el rei de Etiopía. Entonces recibe la noticia de que Constantinopla vuelve a sufrir el asedio de los turcos y decide volver. Cuando los turcos saben de su vuelta, piden la paz. Tirant se casa secretamente con Carmesina, libera todo el imperio, pero en el retorno muere a causa de una pulmonía. El emperador y Carmesina mueren de pena.

Más allá de la trama o del tratamiento de los personajes, el gran valor literario de la novela de Joanot Martorell reside en la versemblanza absoluta y en el realismo de la narración, lejos de los modelos maravillosos habituales de la narrativa caballeresca de los siglos XII y XIII. Martorell lo consigue mediante el uso del humorismo y de la ironía en muchos pasajes de la novela, mediante la combinació de elementos históricos y de ficción y la conjunción de dos estilos: uno solemne y oratorio (notablemente retórico y en general sometido a los cánones de la incipiente literatura renacentista y de la valenciana prosa a la manera de Juan Roís de Corella) y el otro coloquial (carente de cualquier artificio retórico, pero pleno de matices, gracia y naturalidad expresiva, que otorga a los personajes un tono real y familiar). Martorell, como cualquier otro autor del XV, legitimó su creación con la adopción de modelos lierarios consagrados y la adopción incondicional de los valores que representaban. El amplio abanico de fuentes presentes en el Tirant dan idea de los referentes literarios e históricos que el autor debía compartir con los lectores de su obra: como la recreación de las figuras de Juan Hunyadi y de Roger de Flor (tanto la visión de Desclot como la de Muntaner) para la construcción del personaje de Tirant, como la adaptación de la novela normanda Guy de Warwick y del Llibre de l’orde de cavalleria de Llull en las aventuras de Tirant a Inglaterra o como la reelaboración de varios pasajes de las Historias troyanas de Guido delle Colonne, entre otras obras y autores.

Desde la primera impresión valenciana de 1490, el éxito de la novela fue espectacular. De inmediato fue traducida al español, al italiano o al francés y desde entonces ha despertado la admiración de escritores y de lectores de toda condición hasta nuestros días, cautivados por la fuerza, por la intensidad, por la magnitud, por la magia y por la universalidad de la obra del caballero valenciano, Joanot Martorell. Sin lugar a dudas, la novela más importante de la literatura catalana de todos los tiempos.

Tirant lo Blanch. Portada de la traducció espanyola. Valladolid, 1511
Buscador de autores
A-B-C-D - E-F-G - H - I
J - K - L - M - N - O - P - Q - R
S-T-U-V-W-X-Y-Z
Traducciones de la literatura catalana
Pueden consultar más páginas sobre la literatura catalana en traducción en:
Con el soporte de: