Inicio > Literatura universal en catalán

Literatura universal en catalán

Cataluña tiene una cultura abierta que se ha dejado influir y configurar por los autores literarios y pensadores de todo el mundo. La traducción ha sabido afrontar el reto de adaptar sonetos de otras lenguas a la sonoridad del catalán o de encontrar –incluso de inventar, cuando ha sido necesario– la palabra justa para un concepto desconocido para el público catalán. Países lejanos en el tiempo y en el espacio han entrado en nuestra casa por la puerta de la traducción.

Pero la literatura catalana es una literatura “menor”, como diría Kafka. Ha vivido a la sombra de tradiciones más grandes. Los lectores cultos leían las obras universales en las lenguas originales, pero todos los demás podían utilizar numerosas versiones de la lengua vecina, el español, para conocer este legado. Los traductores han luchado y aún luchan por dar sentido a la traducción al catalán, aunque sus versiones no parecen imprescindibles.

Hay una diferencia enorme entre la influencia que haya podido ejercer un autor universal si ha sido leído o si ha llegado a tener una versión propia. Sólo en este último caso, las soluciones formales y los contenidos nuevos han podido penetrar en la lengua, echar raíces en ella, transfigurarla. No obstante las condiciones adversas, la tradición de importar las grandes obras universales ha perdurado desde la primera traducción del Decamerón, hecha en el siglo XII por los monjes de Sant Cugat, hasta nuestros días.

A parte del canon universal, las traducciones también han abierto la ventana a una multitud de universos literarios que se esconden tras la cortina de lenguas poco difundidas. Las lenguas a las que llamamos “pequeñas” no sólo lo son porque tiene pocos hablantes nativos, sino también porque las estudian y las aprenden pocas personas en el extranjero, de modo que el ámbito de su influencia directa queda limitado. En este contexto, la traducción se vuelve una herramienta fundamental de difusión y de conocimiento mutuos.

En todo el mundo, y aún más en Europa, conviven culturas diversas y muchas resultan impenetrables sin un mediador. La traducción ha ayudado a construir una imagen más rica y más compleja del entorno en el que vivimos.

Leer más

Una editorial per als lectors
Jordi Raventós

Se sol dir que el catàleg d’una editorial —si més no el d’una editorial petita— és el mirall de l’editor, és a dir, reflecteix les seves «dèries» llibresques. En el cas d’Adesiara, podríem dir que això, en bona part, és cert. La meva condició de corrector, de traductor i, sobretot, de lector empedreït em fa estimar la gran literatura —la d’aquí i la de fora—, les bones traduccions i la feina ben feta: tres pilars bàsics, al meu entendre, de l’edifici cultural d’un país. Crec fermament que aquests tres factors també haurien de ser essencials en el catàleg de qualsevol editorial, cosa que, per diverses raons, no sempre passa.

Nosaltres, els traductors
Sara Serrano Valenzuela

A la Plaça de la Paraula, amb la catedral de Barcelona com a escenari, durant la taula rodona «Editorials independents i traductors: cara i creu» s’ha parlat de traducció i, sobretot, s’han debatut les condicions en què treballen els traductors. Sabem que és complicat, en països com el nostre, dedicar-se exclusivament a la traducció literària, no només per qüestions econòmiques, sinó també per d’altres factors que hi juguen un paper important.

Marc Monzó. Europe Map (fermall), 2006.
Buscador de autores
A-B-C-D - E-F-G - H - I
J - K - L - M - N - O - P - Q - R
S-T-U-V-W-X-Y-Z
Con el soporte de: