Facebook Twitter
Portada > L’espai dels traductors > Català > Orlando Guillén > Abrí, aterido el cuerpo…

Abrí, aterido el cuerpo…

J. V. Foix
ABRÍ, ATERIDO EL CUERPO, LOS CAJONES DONDE GUARDABA MILES DE VERSOS QUE NO RECORDABA HABER ESCRITO NUNCA. PILAR ME ASEGURABA -ERA UN ANOCHECER FRONDOSO, DE UN CIELO BAJO CHISPORROTEANTE DE LABIOS- QUE LOS HABÍA LEÍDO. LOS CAJONES ESTABAN LLENOS DE MANOS COMPACTAS Y DURAS QUE ESTRECHABAN LAS MÍAS CON EXTRAÑOS PROPÓSITOS


En qué mar oscura naufragó una goleta
Llena de pájaros delirantes sobre las vergas
Y velas desfallecientes bajo el musgo    

    -Deshojábamos lilas entre sus cenizas.

En qué gruta ciega hay conchas marinas
En las que escondemos tesoros de raíces y agua
Nostálgicos del baile y provistos de varas de caña

    -En sitio distinto hollábamos sus sombras.

En qué patio desconocido de un hogar cerrado
Oíamos cantos de angustia celeste
Los insectos alados en las palmas cálidas de las manos

    -A medio desfiladero apagábamos las lámparas.

En qué rincón de taberna más allá de los siglos
Catábamos mostos nuevos y nos embrujaban
Sones de mármoles arcaicos en órganos fósiles

    -Nos metíamos miedo con espectrales caretas.

En qué antiguo barranco vitales bailábamos
Bajo el lamento nocturno de arrulladoras arboledas
Eco lunar de voces y cantos marinos

    -Escondíamos el cuerpo bajo las redes.

En qué calle oíamos rumor de algas
Mientras calladamente nos decíamos adiós
Bajo la claridad de chisporroteantes pronósticos

    -Con unos guantes nuevos examinábamos perlas.

En qué hangar en vetusta llanura
Vestidos de noche y coronados de rosas
Acariciábamos pájaros con mano temblorosa

    -Echábamos a andar motores sin esperanza.

En qué fuente de la umbría perdida
Un verano desnudo en noche abierta
Lloraban las vestales a sus dioses de piedra

    -Obcecados cantábamos infortunios.

Sobre qué muro en una noche sin horas
Inscribíamos nombres que no entendíamos
Y dibujábamos púdicos líneas muertas

    -Empañábamos charoles intacta la boca.

En qué vertiente de la pálida pista
Se despeñaban las muchachas en biciclo
En peñascales claros en riscos aéreos

    -Nos santiguábamos con agua de sortilegio.

En qué cajones abismales buscaba
Poemas nunca escritos y que recuerdo
En papeles arrugados y letra falsa

    -Estrecho manos de porcelana y marfil.
J. V. FOIX. «Vaig obrir, cos balb...» A: GUILLÉN, Orlando (ed.). Doce poetas catalanes del siglo XX, con Tres Añadiduras, y un Apéndice de Varia Intención. Epíleg d’Enric Casasses. Traducció, introducció i notes d’Orlando Guillén. Antologia inèdita
Traduït per Orlando Guillén
Orlando Guillén
Comentaris sobre traduccions
La traducción
per Orlando Guillén
Fragments
Quetzalcóatl - Agustí Bartra
Algú que ve de lluny - Joan Vinyoli
Amo l'aroma - Joan Salvat-Papasseit
Anacreòntica - Joan Brossa
Anacreòntica - Clementina Arderiu
Besamans - Guerau de Liost
Boira - Gabriel Ferrater
Cançó de maig - Maria Antònia Salvà
De la mort - Rosa Leveroni
El gran foc dels garbons - Vicent Andrés Estellés
Estances. Llibre segon - Carles Riba
Nocturn - Josep Carner
Setmana Santa - Salvador Espriu
Vacances pagades - Pere Quart
Bibliografia
Altres
Cercador de traductors
A-B-C-D - E-F-G - H - I
J - K - L - M - N - O - P - Q - R
S-T-U-V-W-X-Y-Z
Amb el suport de: