Facebook Twitter
Portada > Pescat amb palangre > La producción de narrativa en catalán

La producción de narrativa en catalán

per Ramon Pla i Arxé
La producción de narrativa en catalán durante los siglos XIX y XX se ha visto condicionada —y fomentada— por dos factores básicos: la necesidad de tener una lengua coloquial con dignidad literaria —requisito tan imprescindible como difícil en una cultura sin normativa lingüística hasta 1913 y que no se enseñaba en la escuela— y la convicción de la importancia de la narrativa para incorporar el catalán en el mercado mayoritario de los lectores de novela.
El Renacimiento cultural (siglo XIX) se inicia con la poesía, pero progresivamente se produce una narrativa atenta a las corrientes estéticas de la novela europea que consiguió el reconocimiento mayoritario de los lectores.

La novela histórica asociada al pasado independiente de Cataluña —L’orfeneta de Menargues (1862)— y los cuadros y novelas de costumbres contemporáneos crearon las condiciones de una narrativa realista y naturalista. La figura central del realismo es Narcís Oller —Zola le prologó La papallona (1882)— precedido o acompañado por otros novelistas como Marià Vayreda, Dolors Monserdà o Josep Pin y Soler. La crisis del Positivismo y el cambio de orientación estética del final de siglo —el Modernismo— comportó un enriquecimiento del modelo realista (Raimon Casellas, Víctor Català o Prudenci Bertrana) y, a su vez, ocasionales muestras de prosa poética (Santiago Rusiñol).

A partir de 1906, la consolidación de la cultura catalana y un fuerte movimiento autonomista crean el contexto de un movimiento cultural como el Noucentisme, que desacreditó la novela realista y propició una prosa muy elaborada que se impuso como canon literario. La ben plantada (1911) de Eugeni d’Ors es el paradigma del movimiento. Se siguieron editando, sin embargo, novelas realistas (Pous y Pagès, Puig y Ferreter, Miquel Llor, Sebastià Juan y Arbó), que incorporaron una lengua más elegante y expresiva (Ruyra), una preferente análisis psicológica (Carles Soldevila) o un refinado distanciamiento (Jordana, Trabal) con una técnica narrativa a menudo muy renovada. La excelencia la representan unos autores muy diferentes entre ellos que escriben una obra narrativa de una gran calidad (Carner, Sagarra, el extraordinario Josep Pla o el joven Salvador Espriu). Otros autores, no obstante, que se iniciaron en aquellos años, tuvieron que escribir gran parte de su obra en el exilio que siguió a la guerra civil (1936-1939) —la gran mayoría de escritores catalanes era antifascista— como Mercè Rodoreda, Amat-Piniella, Aurora Bertrana, Pere Calders, Xavier Benguerel, Avel·lí Artís.

La dictadura (1939—1978) dejó inicialmente indefensa la sociedad catalana y prohibió el catalán como lengua de cultura. Se consolidó un lento proceso de recuperación forzado por la resistencia política y cultural —editoriales, premios literarios, semanarios— pero dejó al margen la numerosa población inmigrada. Los grandes autores del periodo de la República se convirtieron en los maestros indiscutibles de numerosos escritores nuevos que se incorporaron a la cultura en catalán (Pedrolo, Perucho y, posteriormente, Espinàs, Capmany, Porcel, Saladrigas, Moix, Roig, Teixidor). Un fenómeno que se produjo paralelamente —las mismas editoriales, el mismo espacio cultural y el mismo mercado— en el País Valenciano y en las Islas (Llorenç Villalonga, el más prestigioso, además de Janer y Manila, M. Antònia Oliver o Gabriel Mesquida).

La legislación democrática (1978), al convertir el catalán en lengua preferente de la enseñanza, ha incrementado el número potencial de lectores y ha fortalecido el papel de las editoriales, más determinantes que la crítica o la universidad a la hora de fijar el canon de la narrativa. No hay, en general, una estética hegemónica y el número de autores —incluidos significativamente los del País Valenciano— y de lectores se ha multiplicado.
Traduït per Guiomar Coll

Isabel Banal: Llapis trobats, sèrie iniciada el 1999.

Cercador d’articles
A-B-C-D - E-F-G - H - I
J - K - L - M - N - O - P - Q - R
S-T-U-V-W-X-Y-Z
Amb el suport de: